viernes, 13 de abril de 2007

EL CALENTAMIENTO GLOBAL CAUSAS Y CONSECUENCIAS (segunda parte)

(el antes y despues de algunos glaciares en el mundo)

EL PLANETA NO SE CALENTARÁ SINO QUE SE ENFRIARÁ.
El verdadero enemigo de la actual civilización tal como la conocemos no es precisamente el calor; nuestro némesis se esconde bajo el ártico norte pues de continuar con el actual ritmo de calentamiento y deshielo de los glaciares, las aguas frías derretidas podrían causar la desactivación de lo que los científicos han denominado la “gran banda transportadora”

Resumiendo el asunto, lo que significa es que si bastante agua dulce fría derretida de los casquillos de hielo polar y de los glaciares que se derriten en Groenlandia se vierte en el Atlántico norte, esto cerrará la corriente del golfo (llamada la conductora o banda transportadora) la cual mantiene a Europa y el noreste de Norteamérica calientes.

Si la conductora se desactiva; el intervalo de tiempo en el que volvería la época glacial sería tan solo de 2 a 3 años en el peor de los casos y el escenario mediano sería un período como la "Pequeña Época Glacial" de hace algunos siglos que interrumpió los patrones mundiales del tiempo conduciéndolo a inviernos extremadamente fríos, sequías, desertificación mundial, faltas de cosecha y guerras alrededor del mundo.
He aquí cómo trabaja
Si se mira el globo terráqueo, se verá que la latitud de Europa y de Escandinava es igual que la de Alaska y de partes del bloque de permafrost del norte de Canadá y de Siberia central. Con todo, Europa tiene un clima más similar al de Estados Unidos que al de Canadá o al de Siberia del norte. ¿Por qué?
Resulta que nuestro calor es el resultado de las corrientes del océano que traen el agua superficial caliente desde el Ecuador hacia las regiones norteñas que serían de otra manera tan frías que incluso en verano estarían cubiertas con hielo. La corriente más concernida es a la cual uno se refiere a menudo como la "Gran Banda Transportadora" que incluye lo que llamamos la Corriente del Golfo.
La Gran Banda Transportadora (la conductora) mientras que es formada por el efecto de Coriolis de la rotación de la tierra, es conducida sobre todo por la gran fuerza creada por diferencias en temperaturas del agua y de la salinidad. El Océano Atlántico del norte es más salado y más frío que el Pacífico, ya que siendo más pequeño es bloqueado en su lugar por los hemisferios americanos norteños y meridionales en el oeste y la Europa y el África en el este.
Consecuentemente, el agua caliente de la Gran Banda Transportadora se evapora fuera del Atlántico Norte dejando detrás aguas más saladas, y los vientos continentales fríos de las partes norteñas de Norteamérica refrescan las aguas.
Las aguas frescas saladas se depositan en el fondo del mar, la mayoría en un punto a algunos cientos de kilómetros al sur de la extremidad meridional de Groenlandia, produciendo un torbellino de agua de un diámetro de 5 a 10 millas (10 a 20 Km.), mientras que el torbellino irrumpe raramente a la superficie, durante ciertas épocas del año produce una muesca y una corriente en el océano que puede inclinar las naves y que se puede ver desde el espacio (y puede ser lo que vemos en los mapas de marinos antiguos).
Esta columna de agua fría y cargada de sal se vierte al fondo del Atlántico, donde forma un río submarino 40 veces más grande que todos los ríos de la tierra combinados, fluyendo hacia el sur y alrededor de la extremidad meridional de África, donde finalmente alcanza el Pacífico. Asombrosamente, el agua es tan profunda y (debido a su frío y salinidad) es tan densa que no emerge a menudo en el Pacífico sino que mil años después de haberse primero hundido en el Atlántico Norte de la costa de Groenlandia.



El río submarino de aguas frías y saladas fluyentes hace el nivel del Atlántico levemente más bajo que el del Pacífico, atrayendo en una corriente superficial fuerte y caliente, un agua más dulce del Pacífico para substituir la salida del río submarino. Esta agua más dulce y caliente refluye hacia el norte a través del Atlántico sur, enlazando alrededor de Norteamérica en donde se la conoce como la Corriente del Golfo y termina frente a las costas de Europa.

Para el momento en que llega cerca de Groenlandia, ya se ha refrescado y evaporado bastante agua para llegar a ser fría y salada y se hunde hacia el suelo marino, abasteciendo en una alimentación continua ese río de alta mar que fluye al Pacífico. Estos dos flujos -agua caliente más dulce del Pacífico, que se convierte en salada y se refresca y que se hunde para formar un río profundo bajo la superficie del mar- se conoce como la Gran Banda Transportadora.
Asombrosamente, la Gran Banda Transportadora es la única cosa entre veranos cómodos y una Época Glacial permanente para Europa y la costa del este de Norteamérica.
Mucha de esta ciencia era desconocida tan recientemente como hace 20 años. Después, un grupo internacional de científicos fue a Groenlandia y utilizó un equipo de taladros nuevamente desarrollados para perforar algunos de los glaciares accesibles más antiguos del mundo. Sus instrumentos eran tan sensibles que cuando analizaban la base del hielo de las muestras que tomaron podían observar años individuales de la caída de nieve. Los resultados fueron como una sacudida eléctrica.
Antes, en las pasadas décadas, se pensaba que los períodos entre las glaciaciones y los tiempos de calor en Norteamérica, Europa y Asia del norte eran graduales. Sabíamos por el estudio de los fósiles que el gran período de la Época Glacial comenzó hace algunos millones de años y durante esos años había épocas donde por centenares y millares de años Norteamérica, Europa y Siberia fueron cubiertas con gruesas capas de hielo a lo largo de todo el año. Entre estas épocas heladas, había períodos cuando los glaciares se deshelaban, la tierra pelada era expuesta, los bosques crecían y los animales de la tierra (que incluyen a seres humanos primitivos) se desplazaron a estas regiones norteñas.
La mayoría de los científicos calcularon que el tiempo de la transición de hielo a caliente era gradual, durando de docenas a centenares de años y nadie estaba seguro exactamente qué lo había causado. (Las variaciones en la radiación solar fueron sospechadas, al igual que la actividad volcánica, junto con tempranas teorías sobre la Gran Banda Transportadora, la cual, hasta hace poco tiempo, era un fenómeno mal entendido).
Pero una mirada a las muestras de hielo, sin embargo, dio una sacudida eléctrica a los científicos al descubrir que las transiciones entre el tiempo glacial al contemporáneo tomaba generalmente solamente de dos o tres años. Algo movía de un tirón el tiempo del planeta hacia adelante o hacia atrás con una rapidez asombrosa.
Resulta que los patrones de edad de hielo contra patrones de tiempo templado no eran parte de un proceso suave y linear, como un regulador de intensidad en una bombilla de luz. Son parte de un delicado equilibrio de balancín, el cual puede existir en un estado u en otro, pero que transita a través de la etapa media casi durante la noche.
Se asemeja más a un interruptor ligero, que está apagado y que usted puede levantar lenta y gradualmente hasta que golpea un umbral del punto mediano o el "punto de quiebre" donde el estado se mueve de un tirón repentinamente de apagado a encendido y la luz se adelanta.
Aparece que (menos que el 1%) las pequeñas variaciones en energía solar se completan en ciclos de 1500 años. Este ciclo, por ejemplo, es lo que nos trajo la "Pequeña Edad del Hielo" que comenzó alrededor del año 1400 y refrescó dramáticamente Norteamérica y Europa (ahora estamos en la fase que se calienta, recuperándonos de eso).
Cuando el hielo en el océano ártico es sólido congelado y está trabado, y los glaciares en Groenlandia son relativamente estables, esta variación calienta y refresca la tierra de una manera muy pequeña, pero no afecta la operación de la Gran Banda Transportadora que trae el agua caliente de moderación al Atlántico Norte.
En los pasados milenios, sin embargo, antes de que el Ártico se congelara y se trabara totalmente, y antes de que una cierta cantidad crítica del umbral de agua dulce fuera trabada en Groenlandia y otros glaciares, estas variaciones de 1500 años en energía solar no calentaron o refrescaron levemente el tiempo de las masas de tierra que circundaban el Atlántico Norte. Sino que se movieron de un tirón a períodos intercalados de glaciación total y a períodos de tiempo templado.
Y estos cambios vinieron repentinamente
Para los seres humanos viviendo en Europa hace 30.000 años - cuando las pinturas de la cuevas en Francia fueron producidas - el tiempo sería bonito como el de hoy en día durante más de mil años, dando a la gente una ocasión de construir la cultura al punto donde podrían producir arte y alcanzar grandes territorios.
Y entonces un invierno particularmente duro golpearía; la primavera se presentaría tarde y el verano nunca parecería realmente llegar, con las nieves del invierno apareciendo desde septiembre. El próximo invierno sería brutalmente frío y la próxima primavera no se presentó, con temperaturas cálidas se alcanzaban solamente para algunos días durante agosto y la nieve nunca derritiéndose totalmente. Después de eso, el verano nunca volvió: por 1500 años la nieve se acumuló y se acumuló simplemente, más profundamente y más profundamente, mientras que el continente llegó a ser cubierto con los glaciares y los seres humanos huyeron o murieron. (El hombre de Neanderthal, quien dominó Europa hasta el extremo de estos ciclos, parece haberse adaptado mejor al tiempo frío que el homo sapiens).

Lo que trajo esta "repentina desaparición del verano" fue que las corrientes de agua caliente de la Gran Banda Transportadora habían sido cerradas. Una vez que la Corriente del Golfo no fluyó más, tomó solamente un año o tres para que el último calor residual conservado en el Océano Atlántico del Norte se disipara en el aire sobre Europa y entonces no había calor para moderar las latitudes norteñas. Cuando el verano paró en el norte, las lluvias pararon alrededor del Ecuador. Al mismo tiempo Europa fue sumergida en una Edad del Hielo, el Oriente Medio y África fueron atacados por sequías e incendios alimentados por los vientos.

Si la Gran Banda Transportadora, la cual incluye la Corriente del Golfo, parara de fluir hoy, el resultado sería repentino y dramático. El invierno se fijaría para la mitad del este de Norteamérica y toda la Europa y Siberia, y nunca se terminaría. En el plazo de tres años, esas regiones llegarían a ser inhabitables y casi 2 mil millones de seres humanos morirían de hambre, congelados a muerte, o tendrían que volver a localizarse. La civilización como la conocemos no podría soportar probablemente el impacto de un soplo tan machacante.
Increíblemente, la Gran Banda Transportadora ha vacilado algunas veces en la última década. Como Guillermo H. Calvin precisa en uno de los mejores libros disponibles en este asunto ("A Brain For All Seasons: human evolution & abrupt climate change"): el refresco precipitado del pasado período caliente demuestra que un tirón puede ocurrir en situaciones como la actual.
¿Qué podría posiblemente parar la correa transportadora de sal que trae calor tropical al norte más lejano limitando la formación de las capas de hielo?
Los oceanógrafos están ocupados estudiando fallas actuales de flujo que dan una cierta perspectiva sobre las fallas catastróficas del pasado. "En el mar de Labrador, el flujo falló durante los años 70, fue fuerte otra vez en los 1990, y ahora está declinando. En el mar de Groenlandia en los años 80 el hundimiento de sal declinó en 80%. Obviamente, las fallas locales pueden ocurrir sin catástrofe - es una cuestión de cómo y cuán extenso son las fallas - pero el estado actual de la declinación no es muy tranquilizador".
La mayoría de los científicos implicados en la investigación sobre este asunto convienen que el culpable es el calentamiento global, que derrite los icebergs en Groenlandia y el icepack ártico y haciendo fluir así un chorro de agua fresca, helada bajo el mar de Groenlandia del Norte. Cuando se alcanza un umbral crítico, el clima cambiará repentinamente a una Edad del Hielo que podría durar como mínimo 700 o más años y máximo sobre 100.000 años.
¿Y cuándo se puede alcanzar ese umbral? Nadie lo sabe -la acción de la Gran Banda Transportadora para definir Edades del Hielo fue descubierta solamente en la pasada década. Los modelos preliminares y los científicos de la computadora que quieren especular sugieren que el interruptor podría moverse de un tirón desde el próximo año, o puede estar a generaciones de ahora. Puede bambolear ahora, produciendo los extremos de tiempo que hemos visto en los pocos años pasados.

NTO GLOBAL Y LA REDUCCION DE OZONO
Aunque se menciona frecuentemente en la prensa popular una relación entre el calentamiento global y la reducción de ozono, esta conexión no es fuerte. Existen tres áreas de enlace:
El calentamiento global producido por el forzamiento radiativo por CO2 se espera que enfríe (quizás sorprendentemente) la estratosfera. Esto, a cambio, podría darnos lugar a un incremento relativo en la reducción de ozono, y en la frecuencia de agujeros de ozono.

A la inversa, la reducción de ozono representa un forzamiento radiativo del sistema climático. Hay dos efectos opuestos: La reducción de la cantidad de ozono permite la penetración de una mayor cantidad de radiación solar, la cual calienta la troposfera. Pero una estratosfera más fría emite menos radiaciones de onda larga, tendiendo a enfriar la troposfera. En general, el enfriamiento predomina. El IPCC concluye que las pérdidas estratosféricas de ozono durante las dos décadas pasadas han causado un forzamiento negativo del sistema de la superficie troposférica.

Una de las predicciones más sólidas de la teoría del calentamiento global es que la estratosfera debería enfriarse. Sin embargo, y aunque este hecho ha sido observado, es difícil atribuirlo al calentamiento global (por ejemplo, el calentamiento inducido por el incremento de radiación solar podría no tener este efecto de enfriamiento superior), debido a que un enfriamiento similar es causado por la reducción de ozono.

EL PROTOCOLO DE KIOTO
Los gobiernos acordaron en 1997 el Protocolo de Kioto del Convenio Marco sobre Cambio Climático de la ONU (UNFCCC). El acuerdo ha entrado en vigor el pasado 16 de febrero de 2005, sólo después de que 55 naciones que suman el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero lo han ratificado. En la actualidad 166 países, lo han ratificado alcanzando el como indica el barómetro de la UNFCCC
El objetivo del Protocolo de Kioto es conseguir reducir un 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero globales sobre los niveles de 1990 para el periodo 2008-2012. Este es el único mecanismo internacional para empezar a hacer frente al cambio climático y minimizar sus impactos. Para ello contiene objetivos legalmente obligatorios para que los países industrializados reduzcan las emisiones de los 6 gases de efecto invernadero de origen humano como dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre

WEBGRAFIA:

Algunos pasajes de mi artículo fueron sacados de las siguientes páginas incluyendo este último sobre la "conductora" el cual está integramente resumido en:

http://www.ecoportal.net/content/view/full/33117
http://es.wikipedia.org/wiki/Calentamiento_global
http://archivo.greenpeace.org/Clima/Prokioto.htm

1 comentario:

  1. ke onda con esto no viene nada de lo ke kiero saber y la tarea es para mañana
    ayudame porfa
    ok
    bye.

    ResponderEliminar

TODOS SUS COMENTARIOS SON BIENVENDOS